Compartir en:

La industria de la leche pasteurizada y las queseras industriales no tienen acceso a la materia prima porque no pueden pagar por encima de los precios regulados, esta situación se agrava tras nueve años del control de precios impuesto por el Gobierno.

La producción de la leche fresca se ha desviado hacía las queseras artesanales, cuyos productos no están regulados, por ejemplo aunque el precio de la leche fresca al productor está regulado a  3,6 Bolívares el litro, las queseras artesanales lo ofrecen entre 4,6 y 5 por litro.

A pesar de que en octubre el Gobierno venezolano autorizó ajustes de 32,53%  y el 44%, en el precio de la leche pasteurizada y fresca, respectivamente, los gremios de ambos sectores declararon que el aumento no corregía el rezago Todos estos factores han derribado la industria lechera que reporta actualmente, según Asoprole, una merma del 40 al 45% en la recepción de la leche por falta de rentabilidad y materia prima.

A esto se suman las cifras de la Cámara Venezolana de Industrias Lácteas (Cavilac), que reportaron en un participación en el mercado de la leche del 20% en el 2010 y actualmente ocupa tan solo el 3%.

La competencia de las lecheras nacionales en Venezuela es desmedida, su presencia en los anaqueles es escasa ya que únicamente esta permitida la venta de dos litros por persona y su precio en envase de 900cc está regulado a 5,5 Bolívares.

A esto se suma la presencia de una gran cantidad de marcas importadas de Ecuador, Colombia y Uruguay en presentación de larga duración, cuyo precio al público no está controlado y oscila entre 9 y 14 Bolívares el litro.La situación de la industria quesera es igual de crítica.

La Asociación de Industriales de Quesos (Aniquesos) asegura que la recepción de materia prima ha caído 10% y que el rezago en los precios tiene en riesgo el cierre de las empresas. Aquí también las importaciones de productos, principalmente de Uruguay, le está sacando ventaja a la industria Venezolana debido a la venta de quesos importantes sin ninguna clase de regulación.

El rendimiento del ordeño nacional también se ha visto afectado por la intervenciones en las tierras de alta producción como el Sur del Lago de Maracaibo y zonas altas de Mérida . El rebaño lechero también se ha reducido, pues ante la falta de rentabilidad a los productores no les queda más remedio que sacar las vacas lecheras a matadero.